Hoy en día, el nivel del mar se mide con instrumentos colocados en tierra a lo largo de la costa, como mareógrafos y GPS, y desde el espacio, como altímetros de radar. Sin embargo, las costas rocosas y las construcciones marítimas históricas y arqueológicas pueden registrar el cambio del nivel del mar que ha afectado a la Tierra durante los últimos millones y miles de años.

Los estudios multidisciplinares y la modelización geofísica nos permiten recuperar el cambio del nivel del mar a lo largo del tiempo.

Share