A medida que aumenta el nivel del mar, las zonas costeras se convierten en lagunas y pantanos, las crecidas de los ríos tienen mayores impactos, los efectos de las tormentas, la erosión costera y los tsunamis se amplifican.

Si el nivel del mar continúa aumentando en unos pocos años, muchas pequeñas islas bajas y llanuras costeras se inundarán.

En algunos países, las personas ya se ven obligadas a abandonar sus hogares para trasladarse al interior.

En el Mediterráneo, la laguna de Venecia y la desembocadura del Basento en Italia, el delta del Ebro en España, el delta del Ródano en Francia, el delta del Nilo en Egipto y la llanura costera de Chalastra en Grecia, se encuentran entre los más expuestos al peligro de inundaciones y compensar a más de 1 millón de personas en riesgo. Ahora están sufriendo los efectos de las inundaciones provocadas por las tormentas; en un futuro próximo, es probable que sus tierras se inunden permanentemente.

Share